dilluns, 26 de maig de 2008

Paradigma lector

Ahir a La Vanguardia hi havia un article interessantíssim de Josep Massot, ¿Adiós@Gutenberg? L’article consta de petits apartats on s’expliquen els canvis més significatius que comporta la societat digital en la lectura, en la comprensió lectora (l’informe Pisa d’exemple), en l’edició –llibres digitals, blogs- Cal destacar el resum que fa de l’informe “To read or not to read” referent a la davallada dels índex de lectura als Estats Units i de les seves conseqüències en la societat i no només en les arts i la literatura.

No existe una determinación genética para que seamos animales lectores: es una competencia adquirida. Cuando los niños aprenden a leer, lo hacen, literalmente, por primera vez", dice Joaquín Rodríguez. "Hay unas áreas especializadas en el cerebro, el área de Broca (en el hemisferio izquierdo), que determinan el procesamiento del lenguaje y la capacidad de comprensión. Cuando el niño aprende a leer va moldeando las conexiones neuronales, desarrolla la capacidad de sinapsis, reconoce los caracteres y los automatiza, una habilidad que el ser humano adquirió por primera vez con el alfabeto griego, cuando aprendió a vincular grafema y fonema. El proceso dura de 6 a 7 años y a medida que nos convertimos en lectores expertos, estas áreas se van especializando más y requieren menos espacio, liberando otras zonas del cerebro para dedicarla a otras capacidades. Nos volvemos, al menos teóricamente, más inteligentes, desarrollamos las capacidades de abstracción, planificación, inducción y también cognitiva".
 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.